NO AL GOLPE EN PARAGUAY

si_tocan_a_uno_chica

 Los gobiernos deben rechazar el golpe

 

La CSI hace un llamamiento a la comunidad internacional para que se niegue a reconocer el gobierno ilegítimo de Federico Franco, que fue instalado como presidente tras el derrocamiento del Presidente legítimamente electo de Paraguay, Fernando Lugo Méndez, el 22 de de junio.
 

"Estamos profundamente preocupados por este abuso de autoridad, lo que debilita gravemente la democracia y socava la estabilidad, la justicia social y la paz en Paraguay. Los sindicatos de todo el mundo están presionando a sus gobiernos para que se nieguen a reconocer al régimen, y para que den a conocer su opinión a las embajadas de Paraguay",
afirmó la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow.

La CSI y su organización regional para las Américas, la CSA, se han comprometido a prestar su plena solidaridad y apoyo a los trabajadores y trabajadoras de Paraguay y a sus organizaciones afiliadas CNT y CUT-A.

"Los derechos fundamentales están siendo pisoteados en Paraguay, y la comunidad internacional no debe aceptar este golpe de estado",
declaró Sharan Burrow.

 

La CSA llama profundizar el rechazo al Golpe de Estado

La acción de los partidos que dominan la política paraguaya no puede ser aceptada pues representa una conducta antidemocrática, que hiere los principios que han sido conquistados con mucho sufrimiento por el pueblo paraguayo, después de décadas de dictadura y regímenes al servicio de la oligarquía. Es evidente que detrás de esta acción se esconden los intereses más atrasados que han dominado la vida la política y económica del país y que han sido los principales beneficiarios de la apropiación de las riquezas del Paraguay y de la explotación de las clases trabajadoras.

Consideramos que las medidas adoptadas por los gobiernos de MERCOSUR y de la UNASUR, deben ser ampliadas en todos los escenarios internacionales, para aislar al gobierno que se instauró de manera ilegítima y señalar que ese tipo de prácticas no serán aceptadas por la comunidad internacional.

La CSA está en coordinación permanente con sus afiliadas en Paraguay, la CUT Autentica y la CNT, así como con la Confederación Sindical Internacional (CSI), la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur y las Federaciones Sindicales Internacionales, para implementar las medidas que a nivel sindical serán adoptadas para rechazar este golpe a la democracia en Paraguay.

 Finalmente llamamos al sindicalismo internacional a estar atentos a la convocatoria que realizaremos para expresar nuestra solidaridad concreta con el pueblo paraguayo y en contra del golpe de la oligarquía.